estructuras metalicas

La importancia de las estructuras metálicas en la construcción

Si trabajáis en una obra o conocéis a alguien que lo haga, sabréis que una de las cosas más importantes para la seguridad es ir bien equipado con un EPI (equipo de protección individual). Los EPI en este caso incluyen material tipo arnés, casco, etc.

Pero, por muy bien protegidos que estemos, hay una cosa que aún es más importante: las estructuras metalicas en donde reposan no solo algunos materiales sino también a menudo los cuerpos de los propios trabajadores.

El conjunto de estas  estructuras son denominadas, e incluyen todas las medidas que los edificios deben cumplir para su construcción o reparación o bien a veces en el uso diario. Estas medidas deben tener unas características básicas, que básicamente se resumen en que sean resistentes y estables, ya que se tiene que determinar cuánto peso son capaces de soportar y ante qué condiciones. Por ejemplo, una superficie que sea un poco resbaladiza no podría usarse en caso de condiciones climatológicas adversas como la lluvia o la nieve.

Tampoco, si la estructura es ligera, debe usarse en caso de mucho viento. Todo esto tiene que estar indicado para que no se haga un mal uso de forma irresponsable. También se deben cumplir algunos requisitos:

  • Que cada vez que se construya un edificio se prepare un informe regulado para obtener la licencia de obra correspondiente y el visto bueno de las entidades competentes en materia de seguridad,
  • Comprobar que las estructuras están bien montadas y que resisten las condiciones que dicen resistir,
  • Que siempre se cumplan las normas y que se vigile bien que todo el mundo las cumpla, etc.

Una mala estructura o un fallo en la responsabilidad de revisión puede traer problemas serios: se pueden caer trabajadores desde grandes alturas, pueden caer objetos, se pueden producir heridas, puede haber cortocircuitos o problemas con la red eléctrica, etc.

La obligación de la empresa es proveer de equipos de protección individual a los trabajadores de la obra o bien, como mínimo, asegurase que reciben la formación adecuada para que lo sepan usar correctamente en caso de necesidad. Cualquier rotura o desgaste debe ser observado por parte del personal responsable de seguridad para decidir si el equipo se debe cambiar o no, eso es “seguridad estructural”. Si por ejemplo se trata de un trabajador expuesto a la radiación o al contacto con productos químicos o tóxicos, entonces será aún más importante que se repare o se cambie cualquier problema surgido con los equipos de protección.

Otros elementos que complementan las estructuras: pasarelas para ir a la superficie estable, barandillas, aplicación de rugosidad en el suelo siempre que sea posible para que no sea deslizante, etc.

En nuestro país hay una normativa que regula todo esto y que recoge el Código Técnico de la Edificación, conocido también por sus siglas CTE. El código incluye el Documento Básico de Seguridad Estructural, que a su vez se divide en cinco apartados según el tipo de estructura que sean (estructuras de madera, metálicas, de ladrillos, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *